Neumotórax: síntomas

Neumotórax espontáneo primario

Un neumotórax espontáneo primario tiende a ocurrir en un adulto joven sin que tenga ningún problema pulmonar. Por lo general, los signos y síntomas incluyen:

  • Dolor en el pecho. Dolor repentino, agudo y severo en el pecho en el mismo lado del pulmón afectado. Afecta a un solo lado y no empeora cuando inhala y exhala.
  • Dificultad para respirar. Puede ser leve o severa, dependiendo de qué parte del pulmón se ha colapsado y si existe alguna enfermedad pulmonar subyacente.

Otro de los síntomas de neumotórax es la tos seca. Algunas personas también notan un aumento del ritmo cardíaco. Las personas que se ven afectadas por un neumotórax espontáneo primario a menudo son inconscientes del peligro potencial y pueden esperar varios días antes de buscar atención médica.

Neumotórax espontáneo secundario

El neumotórax espontáneo secundario se produce en personas con alguna enfermedad pulmonar subyacente. Los síntomas tienden a ser más graves, ya que los pulmones no afectados son incapaces de suministrar suficiente oxígeno. Los síntomas pueden incluir:

  • Hipoxemia. Es la disminución de los niveles de oxígeno en sangre). Se puede observar como cianosis (coloración azulada de los labios y la piel).
  • Hipercapnia. Es la acumulación de dióxido de carbono en la sangre. Esto puede causar pérdida temporal de la conciencia y – si es muy grave – puede resultar en coma.

Neumotórax traumático

El neumotórax traumático se produce normalmente cuando se perfora la pared del pecho debido a alguna lesión. Los signos físicos pueden no ser evidentes si el neumotórax es relativamente pequeño.

Al examen físico, los sonidos respiratorios (escuchados con un estetoscopio) pueden disminuir en el lado afectado, y la percusión del pecho puede ser percibida como hiperresonante.

Neumotórax a tensión

Un neumotórax a tensión se considera generalmente estar presente cuando un neumotórax (espontáneo primario, secundario espontáneo o traumático) conduce a un deterioro significativo de la respiración y/o circulación de la sangre. Los signos y síntomas más comunes son:

  • Dolor en el pecho y dificultad para respirar, a menudo con taquicardia (un aumento de la frecuencia cardíaca) taquipnea (respiración rápida) en las etapas iniciales.
  • Hipoxemia (bajos niveles de oxígeno)
  • Hipotensión (baja presión arterial)
  • Desplazamiento de la tráquea lejos del lado afectado
  • Cianosis (coloración azulada de la piel debido a los niveles bajos de oxígeno)
  • Nivel de conciencia alterado
  • Dolor en el epigastrio (parte superior del abdomen)
  • Desplazamiento de la palpitación precordial (impulso del corazón)
  • Sonido resonante cuando golpeaba el esternón

Esto es una emergencia médica y puede requerir tratamiento inmediato sin más investigaciones.

Cuándo consultar a un médico

Consulte a su médico de inmediato si tiene dolor de pecho repentino y dificultad para respirar. Muchas condiciones distintas al neumotórax pueden causar estos síntomas, y la mayoría requieren un diagnóstico preciso y un tratamiento oportuno. Aquellos que han sufrido esta condición en el pasado pueden tener un mayor riesgo de que se repita. Si el dolor de pecho es severo o la respiración se hace cada vez más difícil obtenga atención de emergencia inmediata.

Recursos externos

  • Disnea.org – Información sobre la dificultad para respirar.
  • Taquicardia.info ­– Información sobre el aumento en la frecuencia cardíaca.
  • Hipercapnia.org – Información sobre la acumulación de dióxido de carbono en la sangre.